síntesis apresurada 2010 a 2012!!!

Hola qué tal, mi nombre es Mat.

. Allá por marzo, todavía en el exilio, fue la última vez que fue actualizado este inusitado blog...
. Más aún, el último megapost anual alcanzaba apenas a mayo del 2010!
. Aunque actualmente estoy más que recontraocupado con varias cosas, debo intentar ir poniendo al día este lío de vida mía... Risa

. Del 2010 puedo comentar brevemente un invierno no falto de aventuras, ni tampoco de aguerrida batalla en lo alto de la Gran Montaña Blanca. Entrañó también conocer a una hermosa dama. Además, parte del mismo tuve la fortuna de trabajar por partida doble y que mi cuerpecito lograra resistirlo! Pues además de Cathedras, descendía directamente al pueblo cuatro días a la semana, y en el Kiosko de la Noche nuevamente me desempeñaba. Tampoco faltaron un par de andanzas dignas de recordar, entre las que se incluyen una par de damiselas y un vuelco en auto con resultados milagrosos.

. No obstante a mediados del invierno fue hora de decir momento, mejor no me paso, y continué defendiendo únicamente el Barrilete para evitar sobreexigirme. Concluyó la temporada, unos días antes para mí, con motivo de un viaje a la Ciudad de la Furia, los antiguos Puertos Grises, para asistir al casamiento de Fabio, entrañable tunante que una vez más me ha salvado el blog -que él mismo creó y me regaló!-. ^_^
. Pasado el casorio de este buen señor, dediquéme a vivir feliz en La Plata, nada menos que en la Posada del Dragón Verde. Entre dicha ciudad y Buenos Aires, disfruté de una explosiva libertad estética, sin importarme o tratando de que no lo hiciera, las miradas expresiones y comentarios de tanta gente equívoca, que si me quiero poner la ropa que quiera, así sea una falda, estoy en todo mi derecho de felizmente hacerlo. Jóvenes que atendían un kiosko-despensa a media cuadra de la Posada llegaron a preguntar al Enano si "el joven manos de tijera" ya se había ido. xD


. Pero el viaje llegó a su fin, a medida que el nivel de bellotas descendía, y del Kiosko de la Noche me ofrecieron una vez más laburo, cosa a la que rara vez, sea donde sea -de todo se aprende!-, digo que no. Así que regresé a mi amada Ciudaventura, me reencontré con mis amigos -en particular con los más jóvenes, y que mejor entienden a menudo mi estilo, cierto entrañable emo punk y los miembros de la Banda Paranormal o Sociedad Diversa-.


. La primavera dio paso al verano, y en compañía una vez más del gran señor Tony compartimos la ardua labor en la tarde-noche, aunque nuestros horarios ya no siempre coincidían. Allí también apareció la niña Dai, y nos divertimos mucho sin dejar de laburarnos todo también con Deli. Pero otro verano casi sin playa -pocos días libres- fue extenuante como siempre, y aunque fue una temporada repleta de piraterías y aventuras diversas, ya algo en mí quería escapar un poco de la noche.


. A días de renunciar, ya en el otoño, sucedió el volcán. No me detendré aquí entrando en detalles al respecto, sólo diré que la temporada invernal se demoró aún más en comenzar, y terminé intentando sin mucho éxito montar mi propio negocio de ¿¿lemoncello hobbit casero?? xD


. Por fortuna, ahora la Posada del Dragón Verde había vuelto a mudar de lugar, y Andy y Dany con la pequeñísima Mileva -con sólo meses de vida- residían ahora en Ciudaventura! Además de esto, mi hermano Orión y su ahora dama Lulú -entrañable amiga y quizá incluso formadora de nuestro grupo más joven- daban la bienvenida a cuanto friki y amigo gustara, a la pequeña y mágica Cabaña, en lo alto de las boscosas laderas de Amon Otto. Pasamos así un grato otoño, y luego un invierno para mí muy intenso, si bien más corto que otros, ya que los nervios y preocupaciones por la ausencia del aeropuerto -principal medio de transporte turístico para los esquiadores que concurren de lejos al Catedral- se hacían sentir.
. "Trabaja, trabaja, o tu jefe te raja!", como solíamos decir. O bien "trabaja con esfuerzo, justifica tu almuerzo!"

Trabaja con prestancia
trabaja con diligencia
que ya llega la ambulancia
y te llevan a Urgencias

(como decíamos arriba con Sir Julian, aunque estas torpes palabras ilustran más bien una "quemazón de casco" notable)

. De cualquier manera, el invierno pasó rápido, sin tiempo para mucho más que trabajar -escasísimas incursiones nocturnas, que el ambiente no daba para una sola llegada tarde-. Y ya desde antes, desde el otoño, allá en la gentil Cabaña, mi hermano Orión me hablaba una y otra vez de El Chaltén.
. Yo quería hacer de una vez mi primer libro, pero sabía que al terminar el invierno, no sería tan fácil hallar trabajo. Si me quedaba en Ciudaventura, el nivel de bellotas volvería a descender... Era hora de partir.
. Fui rogando a mi jefe que me dejara adelantar la fecha, y la fuimos corrigiendo varias veces hasta que al fin el 18 de septiembre compartí mi última jornada en el Cathedras, junto a esos entrañables compañeros de la montaña. Pocos días después, tomaba finalmente la ruta 3...
. No debo olvidar mencionar apenas un fugaz amorío-desamorío con una joven que se había mudado hacía poco a Ciudaventura, aunque no llegó a ser realmente nada.
. Una aún más breve reseña de mi AFORTUNADO exilio al lejano sur se narra en la única otra nota en la categoría de "megapost anual", así que no pasaré a relatarla aquí. Sólo diré que descalibré a gusto la realidad de los transeúntes, como siempre, que conseguí trabajo en gastronomía, también como siempre, y que montaraceé, como siempre. Pero tuve también algunas participaciones artísticas, mientras conseguía una vez más laburar por cuenta doble, aprendiendo el oficio de recepción y venta de pasajes para una importante empresa de transportes. Las piraterías escasearon -ya desde antes durante el invierno y otoño volcánicos-, aunque no desaparecieron por completo, afortunadamente, ejem. Pero esto no era todo, avanzados un par de meses en el exilio se dio lo mejor de todo: TRABAJAR de montaraz. Junto a un grupo de gente inolvidable, increíble, excelente, y conociendo por demás a mucha gente hermosa, mes tras mes, tuve la fortuna de desempeñarme en la Brigada de Senderos, la primera del país, para el Parque Nacional Los Glaciares, seccional Lago Viedma (el Chaltén).
. No voy a desglosar mis experiencias y actividades aquí, pero os puedo asegurar que fueron gratas. Además durante mi exilio pude realizar varios viajes, para seguir con la experiencia montaraz, varias veces a Calafate, una tarde en Río Gallegos, ir y volver DOS veces tanto por la Ruta 3 como por la 40; visita ida y vuelta a Puerto Natales -pasando por Río Turbio- y llegando hasta Punta Arenas. Me quedó pendiente Ushuaia, pero una vez más tuve una valoración positiva por parte de mis superiores y, concluída la Brigada, me dejaron trabajando un mes más durante Abril.


. Yo sabía que Ciudaventura, si bien sin más volcán, seguía difícil.
. En mayo, con una profunda extrañitis por toda mi gente y mi lugar en el mundo, por fin pude volver. Mis nuevas experiencias, por supuesto, son nuevas capas que se acumulan en mi ser. Y apenas algunas escasas piraterías: Soy un hombre atravesando un desierto. o_O

. Con algo de bellotas ahorradas pude pasar una segunda parte del otoño abocado a corregir un buen puñado de mis textos y entrevistarme con el editor que yo quería. Así pasaron Mayo y Junio, y luego el invierno y Cathedras una vez más.



. Tras más de siete meses, tuve numerosos reencuentros con tantos amigos -y ni siquiera con todos snif!!-, incluso algo de montaña junto a algunos de ellos, y un breve viajecito a Chile, en especial Purranque, junto a Jorgio. ^_^ También se multiplicaron los encuentros en la Posada del Dragón Verde -mudada ahora a las inmediaciones del Lago Gutiérrez-, y algunas más en la siempre gentil morada del Cuervo y también en lo del entrañable Glorfindel, ahora habitante de Ciudaventura!


. Pero no todo fueron reencuentros: Inesperadamente, un terribe accidente de tránsito en el norte del país, se llevó a mi viejo amigo Erwin y su señora. Mucha tristeza.


. Viene ahora lo más reciente, una nueva batalla en las alturas si bien el nivel de exigencia de la misma, en cuanto a la cantidad de gente que nos visita -esta vez SIN volcán y CON aeropuerto- no fue tampoco igual. Precios altos, inseguridad económica "en la City" porteña, escasez de nieve -Julio había empezado bien pero Agosto fue como un cálido septiembre-, nuevos "dueños" del centro de esquí (más grande de sudamérica)...
. Trajo este nuevo invierno allá arriba el conocer a una dama admirable. Pero no más que eso. Y, casi de la mano, con el libro ya en etapa avanzada de pasar a imprenta, la intentona de ingresar a un intensivo y exigente curso para socorristas pisteros. Cabe mencionar también el haber contado, allá en el sur, con un inspirador compañero que se desempeña en esta noble tarea hace años, en las laderas de una lejana montaña nevada al Fin del Mundo... Y haber participado también, de un rescate poco más de dos días, en alta montaña, aunque sin nieve, junto a mis demás compañeros de Brigada.
. Y por último, lo más reciente, siguiendo los pasos de ella, logré ingresar al formidable curso -por los pelos, con el último de los puntajes que entraron-.

. Comprado el pase -bellotas!-, con el beneplácito de mi jefe -que se tuvo que bancar que anunciara mi idea de terminar antes apenas a dos semanas de rendir el ingreso al curso- que me daba un rato las últimas mañanas y un día libre al final, con la ayuda de mi hermano Oki enseñándome a esquiar "bien" a esta altura del partido -una masa!!- y los consejos de mi hermana Estefanía (antaño conocida como Tufi), experimentada rescatista -entre muchas otras cosas- en la montaña y el mar, y la consideración también de mi madre Inés que me ayuda con algunas comidas; llevo ya quince días dedicados por entero a dicho curso.
. Así que esta será mi primer temporada en terminar... Sin un mangoo!! Pero tanto el curso como ni hablar el libro, valen la pena, y por fin comenzaré a cumplir con mi verdadera misión. Si apruebo o no el curso (30 días NON STOP!) lo veremos al final. Si lo hiciera, mi tarea será quizás más gratificante que la desempeñada en el entrañable Barrilete (cuyos no menos entrañables compañeros me alentaron tanto a intentar). El año pasado ya llevaba más veces el trineo, pero este año, junto a los admirables Juan o Peio, todos los días, con basura tarde o temprano mercadería, lo llevé... Si llegara a aprobar, quisiera entrar aquí en Cathedras, por supuesto, desde el ´83 (mismo año que inició el Barrilete) que lo esquío... Pero sé que es difícil, hay mucha gente capaz y yo soy de los más improvisados. Más si no logro entrar el próximo invierno aquí, intentaré allá en el fin del mundo junto a mi experimentado compañero... Y, de este modo, a la felicidad de haber dejado la tan esclava gastronomía durante el verano, se sumaría la de dejarla del todo -o casi, pues si me llaman para cubrir a alguien dudo que rechazara, por ejemplo en la Máquina del Tiempo en la cual ya tres años que he vuelto a ser convocado...- y contar además con buena parte de las primaveras y otoños PARA MÍ MISMO, y para preparar TODOS MIS PRÓXIMOS LIBROS!!! Risa . Podría llegar a desempeñar por fin, después de 22 años -desde los quince que decidí mi auténtico oficio, renunciando a toda carrera que medio se me imponía, porque en el fondo sabía, lo que de verdad quería...-, la tarea que SIEMPRE soñé y desde el principio elegí.

. Pero bueno, logre o no aprobar el curso, lo más importante ahora precisamente es, mi primer libro. No hablaré más al respecto, aspiro ansiosamente a publicarlo pronto, en octubre, antes de que suene nuevamente la hora de partir.

. Recuperado el blog después de varios meses, valía la pena aclarar al menos resumidamente -sí, esto es RESUMIDO jajajajj-, lo que había seguido aconteciendo, en esta singular vidacuento mía... ^_^
. Deséenme suerte!! Risa


Este post fue escrito por | últimos posts del autor:

Comentarios

  1. Ay AYYY veintún días ya BRRR!! Se vienen los EXÁMENES!!

    Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace

Guardar los datos: Si / No