La Nave Inexorable

. Aquí estamos una vez más, los años que han pasado parecen un sueño, una mera fantasía. La nave inexorable avanza para siempre, surcando la tierra sin moverse, se abre paso entre el cemento y los edificios, que el tiempo devora y vuelve a levantar -niño caprichoso jugando con arena insignificante-, mientras la Nave, imperturbable, siempre avanza. Avanza como el tiempo, devorándose los días, semanas y las vidas mismas de nos, sus obtusos tripulantes.

Seguir leyendo el post »