soñar despierto

. . . . . . . “Everytime I see you oh I try to hide away
. . . . . . . but when we meet it seems I can´t let go”

. . . . . . . . . (“Fading Like a Flower” - Roxette)



. Cómo le costaba levantarse!
. Abandonar el cálido, confortable mundo de los sueños para afrontar un nuevo día en el colegio. Aunque al menos, durante aquél cuarto año, ya no se le hacía una tortura como en los anteriores. Su estatura finalmente había pegado un asombroso estirón el último verano, de modo que los compañeros que antes lo miraban desde arriba ahora lo veían a la par, asombrados. Hasta aquella “voz de pito” que tanto había irritado siempre a algunos, adquiría por fin unos profundos matices masculinos. Y ahora hasta tenía amigos! Pero lo mejor, lo mejor era ella.
. Era tan linda! La contemplaba con disimulo, soñando en silencio. Sus rubios cabellos, su carita angelical. Pero además su forma de ser, era realmente una buena chica. Y no lo trataba mal: Él, de ser el petisito nerd pálido -bueno, en realidad el término no se usaba todavía mucho en aquél entonces, pero qué mejor manera de definir a ese chico extraño que pasaba días encerrado con “la computadora”?- que apenas hablaba, era ahora uno de los cinco amistosos muchachos que acomodaban las mesas y banquitos de su grupo al otro lado del de ellas.
. No sabía si había alguna manera en que algún día pudiese alcanzar el corazón de ella. Le gustaba, y mucho. Tímido como el que más, apenas se animaba a intercambiar algunas palabras de tanto en tanto.

Seguir leyendo el post »