With a bottle o´ rhum and a Io-bloody-HO!!!!

. Se están por cumplir cinco meses ya, atado a un lugar. Es un trabajo humilde, pero bien agradecible. No obstante, el espíritu montaraz se inquieta cada vez más, termina soñando que se va a la montaña con sus hermanos, sueña todo el ascenso, llevan sus espadas y se lo pasan como siempre muy bien en las viejas entrañables laderas...
. Pero despierta, y sigue ahí, siempre a punto para levantarse y bajar a Ciudaventura para cumplir otra jornada laboral. Y el espíritu montaraz se agita dentro, cada vez más.
. Recuerdas veranos enteros a bordo de la Time Machine, en los que, sin embargo, te hacías a menudo el poco tiempo para encarar bosques lejanos bajo la noche y celebrar un fogón en buena compañía, para regresar al otro día, mugriento y cansado viejo montaraz, pero feliz, directo a tu puesto de trabajo...
. Así que ya me cansé, por fin un día completamente libre en tres semanas, no me puedo quedar más acá, me llama mi hermano, desde aquel pueblo cercano... Así que voy, si no hay plata pido prestado, me escapo de la vidakiosko, rutina, y aunque pasé la noche en vela hasta como las nueve de la mañana -como casi siempre, bah-, a las dos o tres ya estoy despierto, nada de remolonear hoy, bajo la lluvia incesante me dirijo hacia el lugar de donde parte el gran carromotor verde, el que me lleva hacia allá, hacia esas tierras que amo también, la Comarca o Golondrinas, y en este caso, una vez más, Lago Puelo, donde mora mi amigo y mi hermano, que siempre me recibe de brazos abiertos, caiga como caiga, de sorpresa o con aviso, noche o día, con media docena de piratas y ebrios, solo o con una compañera de aventuras; nunca importa, ahí siempre tenemos un sitio para la hermandad, el humo de las pipas y el brebaje bien compartido.
3 brothers... free

Seguir leyendo el post »